“En 2010, mi vida explotó inexplicablemente. Este disparador vino en una meditación tántrica, lo que fue bastante inesperado porque había hecho esta meditación muchas veces antes, durante algunos años. Esta vez sucedió algo diferente. Sentí una explosión de energía en mi parte inferior del cuerpo que continuó por algún tiempo. Era como si estuviera en un terreno inestable y ese temblor viniera del interior. Esto continuó por algunos meses, muy intensamente y me hizo sentir muy desconcertado. Fue mucho más tarde cuando entendí que esta era una forma de experiencia Kundalini.

Esto fue un catalizador para todo se viniera abajo, y me llevó a un período oscuro y volátil de mi vida. Todo parecía haberse despedazado, mi relación de pareja, el hogar, mi trabajo. Renuncié al cargo de director de Alternatives, dejé de hacer eventos y me separé de mi compañera. Me empujaron fuera de mi familiaridad, este era un momento confuso y caótico, mi vida estaba vuelta hacia arriba. Hubo un intenso período de dolor y una sensación de falta de sentido a medida que el proceso de despertar continuaba haciendo su trabajo. Viejas heridas surgieron para su curación e integración y se volvieron muy sensibles a ciertas energías.

El dolor psíquico fue muy grande en mi cuerpo y en un par de ocasiones fue tan fuerte que consideré el terminar mi vida. Recuerdo estar de pie en las orillas del río Támesis pensando que sería más fácil saltar y terminar con todo, todo parecía un muy mal sueño. Por unos diez meses durante este tiempo, tuve una serie continua de pesadillas en las que la gente me perseguía tratando de capturarme o matarme. Me sentí muy vulnerable en el mundo. Me resultaba difícil estar cerca de gente ruidosa y agresiva, difícil de estar cerca de multitudes o escuchar demasiado ruido. Con toda la volatilidad emocional interna, mi intuición dejó de funcionar.Esto fue muy difícil porque era el momento en que mas la necesitaba, y simplemente no estaba allí. Ya no me sentía guiado a lo largo del camino.

Sentí una crisis de fe y espíritu. Hubo un período en este tiempo de aproximadamente 10 días, donde mis campos de energía eran tan volátiles que comencé a explotar dispositivos eléctricos, Internet, y otros, me tomó aproximadamente 5 a 6 años para salir de este proceso y hacia el final de esto, decidí conducir un autobús de Londres para ayudarme a aterrizar y conectar con el mundo cotidiano y esta fue una experiencia difícil. Pero eventualmente si me trajo de vuelta y ahora estoy del otro lado de una transición muy difícil. Como pueden ver, este no fue un proceso fácil y no es algo por el que elegiría volver a pasar…..”

 

Noticias de Ascension El Espectro del Despertar Espiritual from Steve Nobel on Vimeo.

(Visited 52 times, 1 visits today)